Skip to content

Mar del Plata, alternativa para los españoles

1 septiembre, 2012

Entre 2004 y 2011 las radicaciones temporarias de españoles en territorio argentino tuvieron un incremento

Se trata de la ciudad con más centros españoles de la Argentina. Durante el 2011 se registró la mayor cantidad de radicaciones de la década en nuestro país. Los altos niveles de desempleo y el histórico vínculo cultural entre los dos países son la clave que promueve el arraigo

Es casi como si se repitiera la historia, aunque el contexto claramente no es el mismo. También, pareciera ser un proceso cíclico. El impacto de la crisis que sacude a España obligó a miles de residentes de la madre patria a abandonar la península para encontrar una nueva oportunidad en Argentina. Al mismo tiempo, los argentinos que escaparon de una crisis que aparentaba no tener retorno en 2001, hoy deciden volver. Las reglas del juego van cambiando, pero los protagonistas son los mismos: argentinos y españoles, separados por una distancia geográfica real, pero unidos en la búsqueda de nuevos horizontes. Este escenario posiciona a Mar del Plata como uno de los destinos más seductores para los inmigrantes del viejo continente.

Jóvenes de entre 20 y 30 años. Emprendedores. Profesionales o con un oficio a cuestas, pero dispuestos a trabajar “de lo que sea”. Ese es el perfil que caracteriza a los españoles que desembarcaron durante los últimos meses en nuestro país, solos o acompañados, a la expectativa de una oportunidad laboral que cubra el vacío que depara el presente de una España en emergencia y bajo una realidad socioeconómica muy diferente a la de década pasadas.

Mar del Plata, la localidad con más centros españoles de la Argentina, le abrió las puertas a los nuevos inmigrantes del viejo continente y, aunque Buenos Aires ha sido el primer destino de quienes emigraron, el partido de General Pueyrredon -por su impronta y su historia- se perfila para ser un sólido punto receptor de buena parte de los ciudadanos españoles que dejaron atrás sus tierras. “Muchos eligen la ciudad por su paisaje y por ser una capital turística”, aseguraron desde uno de los tantos espacios representativos de España.

De acuerdo con los datos estadísticos relevados por la Dirección Nacional de Migraciones, en el período comprendido entre 2004 y 2011 las radicaciones temporarias de españoles en todo el territorio argentino tuvieron un incremento del 51%. En paralelo, las permanentes aumentaron en un 38%.

Puntualmente, son 2.078 los inmigrantes que se instalaron, al menos eventualmente en el país, y 3.319 los que lo hicieron de manera definitiva. De esta manera se percibe un aumento paulatino, ya que con el correr de los años las cifras fueron subiendo de manera progresiva, aunque desde 2009 los números fueron más contundentes. Asimismo, 2011, con casi 700, fue el año de más radicaciones en la última década.

ASÍ LO VEN EN ESPAÑA

Un informe elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) de la nación ibérica evidencia que la crisis económica está transformando notablemente la realidad de España. Por eso, en el último tiempo se ha registrado un fenómeno en ascenso: un gran número de españoles ha decidido probar suerte en el extranjero y, de esta manera, la península se está convirtiendo en un país emisor de inmigrantes, en lugar de receptor.

Según las estimaciones existentes, España recibió en el primer semestre de 2012 un total de 187.021 personas frente a las 269.515, entre españoles y extranjeros, que decidieron abandonar el país en el mismo período. Tal es así que el elevado índice de desempleo ha llevado a que se multiplique el número de individuos que optan por buscar oportunidades en otros lugares.

Los últimos datos expuestos por el organismo español advierten que los desempleados en España -en el primer trimestre de este año- llegaron a 5.639.500, lo que supone “el 24,4% de la población activa, y casi el 50% en materia de desocupación juvenil”. En números, unos 40.625 ciudadanos españoles emigraron entre enero y julio de 2012, cifra que representa el doble de lo que se había registrado en 2011.

En este contexto, los especialistas del país ibérico aseguran que entre los principales destinos elegidos en la búsqueda de “nuevos horizontes” se encuentran Reino Unido, Alemania, Francia y Suiza y, por fuera la zona europea, los preferidos son Estados Unidos, Argentina, Ecuador y Venezuela.

¿POR QUÉ ARGENTINA?

Obviamente, por la cercanía, la libre circulación y el gran número de salidas profesionales, la primera opción para quienes desean abandonar España es cualquier destino de Europa. Sin embargo, los sondeos elaborados indican que Argentina efectivamente es el segundo país más elegido para migrar, seguido de cerca a los Estados Unidos, fundamentalmente debido a la historia que une a ambos países y a un estrecho vínculo cultural.

En números, por fuera de Europa, el destino más elegido por quienes dejan la península es Estados Unidos, con 2.988 personas, seguido por Argentina (1.995), Ecuador (1.890), Venezuela (1.798), Suiza (1.706) y Marruecos (1.113). Luego, miran más de lejos China (emigraron 497 personas) y Australia (488).

Es que, quien emigre hacia nuestro país se encontrará con la comunidad española más grande de todo el mundo, con unos casi 340 mil residentes y, en ese contexto, la ciudad de Mar del Plata ofrece cientos de oportunidades, justamente por ser la localidad con más centros españoles.

De esta manera, a la ventaja de contar con una lengua y una cultura relativamente en común se suma el hecho de que Argentina es uno de los lugares predilectos para quienes acaban de obtener un título, debido a la demanda de trabajo calificado como ingenieros, economistas, profesionales de la salud y consultores informáticos.

Un punto que también fue destacado por el informe español es el relativo a los visados. Según los datos suministrados “es más fácil emigrar a Argentina y México que a Brasil y Chile”. Por ese motivo, los especialistas recomiendan dirigirse a México, Argentina o Perú, donde se pueden cambiar los visados de turista a residente sin necesidad de retornar a España a realizar los trámites una vez conseguido el contrato. También, aconsejan intentar generar, antes de viajar, un contacto con una compañía española o multinacional que tenga intereses en América Latina.

Por necesidad, hastío u obligación, una ola migratoria vuelve a caracterizar a una España atravesada por una de las crisis más crudas de su historia. Aquellos argentinos que fueron, intentaron y se quedaron, vuelven o piensan en hacerlo. Y aquellos españoles defraudados por el sistema, inmiscuidos en una recesión tal vez cíclica, buscan hoy en nuestro país lo que el presente les niega y lo que los latinos encontraron alguna vez en el viejo continente. Permanente o temporario, el proceso migratorio se repite y se transforma igual y al mismo tiempo a la inversa.

“El español busca sentirse más cerca de sus paisanos”

El titular del Centro Gallego de la ciudad, Francisco Solla Crespo, reflexionó acerca del fenómeno de migración de españoles a Argentina y señaló que la realidad coincide, en parte, con lo que se dice en los medios, pero que el país ha sido desde siempre un destino elegido por los nacidos en el país europeo.

“Ha habido muchas más consultas que en otro momento, por cuestiones de la crisis que hay allá, pero tampoco, por lo menos por ahora, es un ‘boom’”, advirtió, al tiempo que aclaró que en la ciudad se ha acercado gente que ha venido de España, porque “el español busca sentirse más cerca de sus paisanos y los centros de cada región generan esa cuestión de pertenencia”.

En ese sentido, Solla Crespo remarcó que el Centro Gallego es un espacio de encuentro y que conoce a varios inmigrantes del país europeo que ya se han instalado en Argentina, por cuestiones personales o de coyuntura. “Muchas de las personas que vienen a vivir a Mar del Plata están casadas con argentinos o argentinas y dada la situación eligen venir a acá para escapar de la situación de allá, como pasó en 2001 cuando muchos se fueron”, acotó y luego agregó, respecto al perfil de los inmigrantes: “Muchos son no solo pertenecientes al campo profesional, sino que tienen capacitaciones en cuestiones de oficio, como carpintería o construcción”.

La ciudad con más centros españoles de la Argentina

Mar del Plata lidera el ranking de localidades con más centros españoles del país, fundamentalmente por el vínculo histórico que une a España con la ciudad balnearia, según indicó la presidenta de la Unión Aragonesa local, Alicia Castán, quien destacó el rol de este tipo de instituciones para recibir y contener a los residentes españoles que eligieron a la Argentina para escapar de la crisis.

“Es lógico que los españoles que llegan se acerquen a estas instituciones, porque allí encuentran a alguien que tiene que ver con ellos”, aseguró la titular de la entidad, al tiempo que precisó que en Mar del Plata funcionan 17 centros españoles, por lo que “la mayoría de las regiones tiene representación en la ciudad”.

Castán reconoció que el proceso de emigración tuvo hasta el momento a la ciudad de Buenos Aires como principal destino, pero advirtió que “Mar del Plata incluso tiene más instituciones que Capital Federal”, lo que perfila a la ciudad como una de las opciones futuras para los españoles que dejaron atrás sus tierras.

Finalmente, tras destacar que se trata de un proceso “cíclico”, la titular de la Unión Aragonesa marplatense reflexionó: “América es muy española y Argentina tiene un vínculo histórico muy fuerte con España. Por eso es normal que una persona tenga a alguien cercano acá. Y Mar del Plata se destaca también en este sentido”.

VOLVER A CASA

La década del ’90 y la crisis que se desató en el 2001 obligaron a miles de argentinos a abandonar su ciudad y su país de origen para comenzar de cero en el exterior. El exilio, el desarraigo y la distancia a la que muchos lamentablemente debieron acostumbrarse, fue moneda corriente para aquellos ciudadanos que mudaron sus familias y sus vidas a distintos países de América del Norte y Europa, aunque España fue siempre el principal destino. Sin embargo, la Argentina del 2012, a casi once años del “corralito”, es otra. Las noticias de la realidad del presente atravesaron miles de kilómetros de distancia y gracias a las transformaciones políticas y económicas de la última década, muchos tomaron la decisión que durante años esperaron: volver a casa para recuperar la identidad.

Gimena Forte tiene 38 años. Ella es argentina y hace algunos años decidió, junto a su pareja, probar suerte en España. Fueron dos las veces que se fueron: primero, a principios de la década, cuando el país estaba en plena crisis. Después, y tras un breve retorno a Argentina, volvieron a la península, en donde estuvieron hasta mediados de este año.

Se estima que casi mil marplatenses regresaron a la Argentina entre el 2003 y el 2011. Incluso una encuesta sostiene que más del 30% de los ciudadanos de origen argentino que vive en España, piensa reinstalarse en el país.

Hoy, ella -que es masajista- busca nuevamente trabajo, pero esta vez en su país. La realidad que cuenta dista de las imágenes pasadas, de aquella utopía del viejo continente. La realidad que cuenta, y que vivió, retrata un escenario de crisis y de desesperanza, del que muchos deciden escapar, en busca de nuevas oportunidades.

“Mientras estuvimos allá trabajamos de lo que se podía, de camarero, de canguro (niñera). Estuvimos un año esta última vez, mi novio se volvió antes y yo me quedé hasta julio, pero para poder volver me pagaron el pasaje entre mis familiares, porque no me alcanzaba”, comentó a El Atlántico, en un breve repaso por sus últimos años. Según señaló, la realidad allá “es muy complicada”.

“Hay muchísimos españoles que están parados y es casi imposible conseguir trabajo. Mi novio tiene ciudadanía española y yo italiana, por eso decidimos irnos. Me quedé durante el verano para tratar de hacer la diferencia, con algo de trabajo de temporada, pero la verdad es que no se pudo”, se sinceró Gimena, al tiempo que detalló que muchos de los españoles que antes tenían un estilo de vida promedio, hoy se encuentran inmersos en una crisis en la que las hipotecas, las deudas y la imposibilidad para pensar en un futuro mejor son el común denominador.

De acuerdo a sus palabras, también hay otro costado a tener en cuenta: el de las condiciones laborales. “Actualmente, la necesidad es tanta que los mismos españoles son los explotados; muchas veces los contratan por 8 horas y terminan laburando 12. Hay un abuso”, describió la joven, quien caracterizó la situación como “muy similar a lo que pasaba acá en 2001”.

“Muchos españoles me han dicho ‘Vamos a terminar siendo como Argentina’, de una manera peyorativa, con miedo. Hay una ajuste total, pero la diferencia es el estilo de la crisis; para ellos, estar en crisis es no poder cambiar el auto o irse de vacaciones, por ejemplo”, aclaró Gimena, respecto a las diferencias en cuanto al estilo de vida. “Con un sueldo promedio una persona pueda subsistir, el tema es cuando hay familias y uno de los dos padres entra en paro. A mí en un punto no me sorprendió tanto la crisis, porque estoy más acostumbrada, pero ellos están como desorientados”, afirmó.

Por Julia Drangosch y Gonzalo Gobbi
Redacción El Atlántico

Anuncios
No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: