Skip to content

50 años de la caravana de la Primavera en Mar del Plata

10 mayo, 2011


Con una convocatoria record, estimada en 15.000 participantes, el 25 de septiembre de 2010, la Caravana de la Primavera cumplió 50 años ininterrumpidos pedaleando en Mar del Plata.
Detrás de este importante acontecimiento de la ciudad, está el Oratorio Juvenil “Pequeño Mundo” de la Obra Don Orione que, con el mismo entusiasmo, año tras año organiza la Caravana hasta en sus mínimos detalles. Son los jóvenes de hoy y aquellos de ayer, los que traen al presente un sinnúmero de anécdotas, historias, vivencias y recuerdos que forman parte del crecimiento y la evolución de esta importante movilización de esperanza.

Un poco de historia

Todo comenzaba en la ciudad de Mar del Plata, con la simple propuesta de hacer algo distinto a lo que hacía la mayoría de los jóvenes: “Vamos a vivir la primavera de otra manera”, tales eran las palabras de aquel primer grupo del Pequeño Mundo, que empezaba así a amasar la idea de una caravana en bicicletas.
Y quien recibiera aquella propuesta era nada menos que el mismo fundador del grupo, el padre Pablo Marinacci, el que después de escucharlos y mirarlos con sorpresa, aceptaba con agrado la idea de sus muchachos.
“Marinacci solía tener ese gesto de asombroso suspenso cuando lo sorprendíamos con alguna propuesta. Y luego que la escuchaba y pensaba, nos acompañaba y alentaba para continuarla adelante”, relata Armando Marcón, un “joven” de aquel entonces, primer presidente del grupo oratorio.

Un pequeño mundo y una gran caravana

Cuando por aquellos años el padre Pablo fundaba el oratorio con sus primeros muchachos, solía decir: “Vamos a trabajar con los niños y jóvenes, por sus pequeños problemas de hoy, para que puedan afrontar mañana los grandes problemas del mundo”. Y así surgía el nombre de “Pequeño Mundo”, con la idea de ser un espacio abierto a los chicos, un grupo que adoptando la estructura organizativa de la Acción Católica, latía con fuerza según los ideales de Don Orione.
Estos chicos iban a ser los protagonistas de la primera edición de la Caravana, un 21 de setiembre de 1961, con el lema “Una juventud mejor por un mundo mejor” –palabras de Marinacci– que convocaba así, de boca en boca y sin publicidad, a “dar una vuelta y volver”.
Veinticinco caravanistas, que se animaban a pedalear un total de 25 kilómetros por las calles de Mar del Plata. Entre ellos –según cuenta Armando Marcón– había “un niño de sólo seis años que como no se animaba a pedalear un trayecto tan grande, era llevado por el padre Luis Cacciutto en su bicicleta: se llamaba Adolfo Uriona”, nada menos que el ex Superior Provincial de la Obra Don Orione y actual Obispo de Añatuya, en Santiago del Estero.
Aquella primera caravana salió tan bien que al año siguiente lograron duplicar la cantidad de participantes. “Hasta se sumó un grupo que improvisó un carrito a su bicicleta y, a modo de tráiler, llevaba una parrilla para hacer un asado” comenta entre risas, Gustavo Fogel, otro pionero.
Con el tiempo fue cada vez más necesario tomar recaudos y acentuar distintos aspectos de la organización. Entonces, fue necesario pedir colaboración a la policía y a la Cruz Roja, incorporar un camión de auxilio (el “Pinchazo”) invitar autoridades, y proponer cada año un nuevo lema que invitara a la perticipación.
A partir de la quinta edición aparecieron afiches hechos en cartulina. “El padre Pablo pasaba por las aulas del colegio y se los daba a los pibes para que los peguen en el barrio”, recuerda Fogel, ayudado por otro veterano, Carlos Torti, quien agrega que “también un conocido locutor, Eduardo Zanoli, se sumaba en la difusión por radio”.

Cada vez se suman más, y la Virgen también

De a poco la Caravana de la Primavera iba creciendo, y año tras año distintos sacerdotes que pasaban por la comunidad (Roberto Simionato y Adolfo Gigón, entre otros) aportaban sus ideas para enriquecer la iniciativa. Se creaba una comisión de contenidos y la imagen de la Virgen de Luján era incorporada para encabezar el recorrido.
A fines de los años setenta Monseñor Pironio grababa un saludo para la caravana, y desde entonces, cada año, el obispo de Mar del Plata se encargaría de aportar un mensaje a la comunidad marplatense.
A partir de la década del ochenta el promedio de asistentes treparía a diez mil por año, haciendo que los organizadores se decidieran por realizar la bicicleteada el domingo más cercano al 21 de setiembre, para que pudiese participar toda la familia.

La Caravana Nº 50

Franco Forestani, el actual joven presidente del Pequeño Mundo, contaba que para poder hacer la Caravana “nos organizamos en comisión, unos veinte integrantes, nos repartimos en distintas tareas, y en reuniones semanales volcamos en común todas las ideas que van surgiendo”. Igual, Franco sabía que no estaban solos, porque los “veteranos” los respaldan en todo, no sólo aportando experiencia, sino ayudando en distintas tareas.
Jóvenes y grandes, en la misma sintonía, han dado vida en este 2010 a la Caravana Nº 50 que, como siempre, partió desde la parroquia de la calle Quintana, muy temprano, en la mañana del domingo 26 de septiembre.
Tras una intensa pedaleando por las calles de la ciudad, la Caravana arribó en horas del mediodía, a su primer destino, el autocamping “El Faro”, un lugar ideal para descansar, compartir el almuerzo y juntar fuerzas. En el viaje de retorno pasaron por la Plaza San Martín, donde acercaron una ofrenda floral al General que cruzó los Andes.
Allí, al final del recorrido, se llevó a cabo el acto de cierre, donde estuvo presente el P. Omar Cadenini, superior Provincial de Don Orione. También hizo llegar su adhesión desde Italia, el P. Flavio Peloso, Director General de la Obra Don Orione. Y hasta hubo un mensaje de salutación llegado desde el mismo Vaticano.
No sólo los organizadores, sino varios medios, en general, coincidieron en reconocer que este año se ha dado un record de concurrentes. En efecto, las 15.000 personas que se acercaron a participar a lo largo de la jornada, hicieron emocionar a varios de aquellos pioneros, que no paraban de comparar esta Caravana, con aquella primera de las apenas 25 bicicletas.
Y este año, con un agregado especial, el haber sido declarada de interés público Municipal, y de Interés Turístico Provincial por la Secretaría de Turismo de la Provincia de Buenos Aires.

Una juventud mejor por un mundo mejor

Hoy, la primavera de la ciudad de Mar del Plata está muy ligada a la Caravana, y entre los veteranos del “Peque” enhebran una síntesis sobre lo que piensan a la luz de lo ocurrido a lo largo de medio siglo: “Esta caravana se convirtió en un hecho importante de evangelización, porque nos permite mostrar otra realidad de la juventud, distinta a la que nos muestran de manera cotidiana algunos medios de comunicación masiva. Aquí podemos ver jóvenes comprometidos y solidarios, que no están corriendo una carrera. Sino que vienen para disfrutar juntos y demostrarle a la ciudad que a través de una actividad tan simple como andar en bicicleta se puede unir a toda la familia, y mucha gente puede pasar un día distinto, un día de fraternidad”.
Al mismo tiempo, el actual secretario del Pequeño Mundo, Leonardo Molina, refuerza aquello de “Una juventud mejor por un mundo mejor”, aquel primer lema del padre Marinacci, que aun hoy los sigue animando. “En nuestro vínculo con los chicos tratamos de vernos reflejados como si fuésemos sus hermanos mayores. No somos ni un club de fútbol, ni psicólogos, pero sí tratamos de brindar a los chicos un ámbito donde sentirse un poco mejor”, dice muy convencido Leonardo.
Sobre las espaldas de ellos, los actuales jóvenes dirigentes, cuyas edades no superan los 23 años, está el compromiso de mantener vivo el espíritu fundacional que motivó los inicios de la Caravana de la Primavera. Tiempos que los más grandes recuerdan con un cariño y una emoción tan imborrable como este medio siglo de Caravanas: “Aquellos fueron años de ideales tan lindos que nos han servido para siempre”.

Fuente : http://www.donorione.org.ar
Gracias a la fundacion de la Pequeña Obra de la Divina Providencia Don Orione por hacerme llegar esta informacion!!!

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 10 mayo, 2011 1:45

    NO CONOCÍA LA HISTORIA DE LA CARAVANA (HACE POCO QUE VIVO EN ESTA HERMOSA CIUDAD) PERO EL AÑO PASADO LA VI PASAR Y ME ENCANTÓ CONOCER SUS COMIENZOS.
    RESCATO EL AYUDAR A LOS NIÑOS A SOLUCIONAR SUS PEQUEÑOS PROBLEMAS, PARA QUE PUEDAN DE GRANDES SEGUIR RESOLVIÉNDOLOS….OJALÁ SIEMBRE ESA SEMILLA Y NOS AYUDEMOS…

    • Luna permalink
      10 mayo, 2011 9:59

      Yo tambien la desconocia y cuando me la hicieron llegar pense en difundir tan noble tarea….
      “Debemos ayudar a los niños, porque los niños son nuestro futuro”
      Que importante es sembrar…
      Gracias por pasar por esta causa que nos convoca a todos!!!
      Dejo como lema : UNETE A NUESTRA NOBLE CAUSA Y DANOS LA MANO PARA AYUDAR A LA GENTE QUE NECESITA! …
      NUESTROS NIÑOS Y JOVENES QUE NOS NECESITAN PORQUE SON NUESTRO FUTURO. …

      Ayudar a los niños es colocar fuertes cimientos a nuestro amado pais!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: