Skip to content

La parábola de las Estrellas de Mar

25 septiembre, 2010

Cierto día, caminando por la playa reparé en un hombre que se agachaba a cada momento, recogía algo de la arena y lo lanzaba al mar . Hacía lo mismo una y otra vez. Tan pronto como me aproximé me di cuenta de que lo que el hombre agarraba eran estrellas de mar que las olas depositaban en la arena, y una a una las arrojaba de nuevo al mar.

Intrigado , lo interrogué sobre lo que estaba haciendo, a lo cual me respondió : estoy lanzando estas estrellas marinas nuevamente al océano.

Como ves, la marea baja y estas estrellas han quedado en la orilla. Si no las arrojo al mar morirán aquí por falta de oxígeno. Entiendo, le dije, pero debe haber miles de estrellas de mar sobre la playa. No puedes lanzarlas a todas. Son demasiadas. Y quizás no te des cuenta de que esto sucede probablemente en cientos de playas a lo largo de la costa ¿no estás haciendo algo que no tiene sentido ? El nativo sonrió, se inclinó y tomó una estrella marina y mientras la lanzaba de vuelta al mar me respondió : ¡para esta si lo tuvo!

Cada mensaje de estos es una estrella que arrojo al mar… Sé que en este mundo complicado, trastocado, acelerado, equivocado un gesto de ternura y solidaridad no alcanza…

Nada puedo hacer para solucionar las penas del mundo pero mucho puedo hacer para ayudar en el pedacito de mundo que me toca.

Si alguna vez pude a través de estos mensajes, hacerte sonreír, llorar, emocionar, reflexionar… entonces eres una de esas estrellas que ha vuelto al mar a contarle a las otras que la bondad existe, que de los momentos límite también se sale, que todavía existen seres que creen en los demás.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. 25 septiembre, 2010 15:31

    hola!… ola . mira Luna te cuento una que me paso hace como 15 anios atras .. Estaba en el un lugar supuestamente (mente supuesta) en un lugar muy civilizado y famoso y orgullosoo de respetar a todos los seres vivientes, Sausalito, California en Marin County y estaba caminando por el muelle y habia un humano pescando y pesco una mantarralla blanca, cuando la saco le pego un golpe en la cabeza con un martillo y horrorizado vi como el bicho se retorcia y se asfixiaba de en el piso…
    Cada dia me vuelvo mas vegetariano y me alejo mas de la dimension carnivora.
    La parte positiva es que en la actualidad me estoy cada dia mas comunicando con las gaviotas y cormoranes que vuelan y socializan alrededor de uno cuando caminas por la playa aca en Miami Beach..

    • Luna permalink
      27 septiembre, 2010 18:46

      Que bueno!!! a seguir socializando!
      Abrazo!

  2. griselda1942 permalink
    25 septiembre, 2010 16:09

    Hermoso lo que cuentas…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: