Skip to content

Descubren en Mar del Plata animales de hace 40.000 años

19 julio, 2010
tags:
by

La excavación de una cloaca permitió hallar restos de especies ya extinguidas.

Alejandro Dondas, con un caparazón de gliptodonte Foto: Justo Giménez

MAR DEL PLATA.- Una excavación para construir una gran cloaca permitió descubrir gliptodontes y otros grandes animales que vivieron en esta zona hace 40.000 años. Paradójicamente, una obra pública incluida en un plan que hace referencia al próxmo siglo servirá para que un grupo de científicos desentrañe las características geológicas y la fauna que habitaba estas playas hace decenas de miles de años.

En efecto, paleontólogos, biólogos y geólogos del Museo de Ciencias Naturales Lorenzo Scaglia, a partir de las excavaciones que se realizan para construir la cuarta cloaca máxima, incluida en el programa Mar del Plata 2000, comenzaron a analizar el perfil de los suelos de la región y a recoger restos fósiles de los gigantescos mamíferos que poblaban el área 400 siglos atrás.

Así, mediante esta singular asociación entre especialistas del museo y técnicos y obreros de una empresa de ingeniería, ya se han detectado cuevas únicas en el planeta y se rescataron fragmentos óseos de especies extinguidas hace poco menos de 10.000 años.

El menú incluye tigres de dientes de sable, megaterios y toxodontes, entre otros grandes animales que se paseaban sin complejos a menos de 40 cuadras de donde hoy se halla la peatonal San Martín.
El túnel del tiempo

“Comenzamos a trabajar en este proyecto hace un año y medio, cuando la empresa que ganó la licitación para construir la cloaca inició los trabajos”, dijo a La Nación Orlando Scaglia, director del museo.

El especialista se refiere al túnel de 14 kilómetros de longitud por 2,40 metros de diámetro que recorre los barrios situados al norte del balneario.

“Al principio -añadió-, hubo que coordinar los horarios de nuestros científicos con los del personal de la constructora, lo que trajo algunas dificultades. Pero no bien aparecieron los primeros fósiles, los ingenieros y los operarios a su cargo se entusiasmaron tanto que comenzaron a llamar a toda hora al museo para que fuéramos a buscarlos.”

El entendimiento entre las partes permitió que, al tropezar con una cueva de llamativas dimensiones, la labor se detuviera hasta la llegada de los científicos.

“Hace muy poco -explicó el paleontólogo Alejandro Dondas-, descubrimos una gigantesca madriguera cavada por individuos pertenecientes a los géneros Celidoterio y Glosoterio , que se hallan entre los más grandes del mundo.

“Estas cuevas sólo se encuentran en esta zona y se suman a la que que descubrimos a pocos kilómetros de este túnel, cuyo diámetro es de 1,80 metro por 40 metros de profundidad”, precisó.

“Además -subrayó-, pudimos comprobar que semejante excavación fue realizada por los celidoterios y glosoterios y no por los gliptodontes, como se creyó en un principio.”

Los primeros eran herbívoros de hasta dos toneladas de peso, cubiertos por una densa pelambre y con un aspecto similar al de los osos actuales, aunque no guardan parentesco alguno con dichos plantígrados.

“En una de las partes de la pared de la cueva que ya llevamos al museo pueden observarse nítidamente los rastros de las garras del animal que la construyó”, afirmó Dondas.

La gran cantidad y variedad de fauna descubierta en un área relativamente reducida obedece, entre otras causas, a que el túnel que se construye corre por encima del cauce seco de un río que en la época referida fue tan ancho como el Quequén Grande.

“Seguramente -explicó el paleontólogo-, depredadores como el tigre de dientes de sable acechaban allí a los herbívoros que se acercaban a tomar agua.”
Valioso informe

Mientras los trabajos continúan y el material obtenido se acumula en los laboratorios del museo Lorenzo Scaglia, los especialistas anticipan que una vez finalizada la tarea se elaborará un informe que será puesto a disposición de otros centros de investigación del país y del exterior.

“Confiamos en que lo que surja de esta experiencia será muy valioso y además único, pues no todos los días puede aprovecharse una obra tan costosa como ésta para realizar estudios”, señaló Dondas.

Y recordó que la última vez que se hizo algo similar fue hace veinte años, precisamente cuando se construyó la tercera cloaca máxima.

Oscar E. Balmaceda

Fuente: Diario LA NACION
Información general
Lunes 19.07.2010

Anuncios
No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: