Skip to content

En el cielo de la Ciudad

8 abril, 2010

Las décadas de 1950 y 1960 fueron testigos de un crecimiento inédito en la historia de la construcción no solamente de Mar del Plata sino también en la República Argentina de los edificios de propiedad horizontal. No cabe duda que estos edificios en torre fueron portadores y aún lo son de ideas e imágenes asociadas a la modernidad y al progreso. Para que esto sucediera confluyeron tres importantes factores: la acumulación de población en algunas ciudades, el uso de nuevos materiales y la aparición de la figura legal de la propiedad horizontal.

En este contexto la ciudad de Mar del Plata compitió palmo a palmo con la ciudad de Buenos Aires en el desarrollo de edificios de altura, siendo por décadas la ciudad que contó con los edificios de mayor altura fuera de la capital del país y la que tuvo los mayores índices de construcción de todo el país.

El principal referente de ese momento histórico es el Edificio Demetrio Elíades. Ubicado en las calles Olavarria y Boulevard Marítimo su construcción se inició en el año 1966 y finalizó en el año 1969. Cuenta con cuarenta pisos y una altura de ciento veinticinco metros, siendo actualmente el edificio más alto de la ciudad.

De acuerdo a los parámetros de la época se buscaba asemejar el adelanto de las más importantes ciudades de los Estados Unidos pero sumando a esto “el espectáculo inmejorable de las playas y el mar en consubstanciación de naturaleza, de vida y de esplendor”. Las autoridades municipales avalaron éste impulso de la propiedad horizontal como una forma de publicitar el progreso de la ciudad en el mundo mediante fotografías, postales, estampillas y los medios disponibles en la época, a fin de fijar definitivamente el eslogan de Mar del Plata “Ciudad Feliz”.

El proyecto de construcción correspondió a la empresa Delco que era propiedad de Demetrio Elíades. Éste importante empresario de la época había nacido en la isla de Creta y llevaba sobre sus espaldas la fama de una vida de fábula y una enorme capacidad de trabajo, ya que como recuerda el escritor marplatense Enrique David Borthiry…”Ha vendido medias y tabaco en las calle Lavalle de Buenos Aires y se le atribuye relación con Aristóteles Onassis…” Con esta fama se instaló en 1952 en un local de ventas de dulces en Buenos Aires y Rivadavia y muy pronto se convirtió en el principal referente de la industria del alfajor en sociedad con Benjamín Cisterna y Luis Sbaraglini desarrollando una empresa que creó una imagen fuertemente asociada a la ciudad como Alfajores “Havanna”.

Esta empresa aprovechó el crecimiento constante del turismo en la ciudad que duplicó la cantidad de visitantes en menos de una década. La del ´60 fue el apogeo de ésta forma de turismo que satisfizo plenamente las pretensiones del comercio y la industria de la ciudad gracias al buen nivel adquisitivo de los veraneantes y las largas estadías favorecidas por el boom de la propiedad horizontal que permitió a muchos argentinos disponer de una propiedad de veraneo de por vida.

Gracias al fuerte impulso del éxito de Havanna, Elíades creó la empresa constructora Delco y se constituyó como uno de los “zares” del apogeo de la construcción horizontal en la ciudad. El principal arquitecto de la empresa de Elíades fue Juan Antonio Dompé que desde 1957 proyectó y construyó el conjunto de edificios que conforman el frente costero entre Avenida Luro y San Marín, que repiten la morfología de fachada del Conjunto Casino y Hotel Provincial y luego distintos edificios de la ciudad. Entre ellos, edificios de altura como el Palacio Jardín (San Martín y Santa Fé), el Palacio Edén (Bolívar y Buenos Aires) y el Edifico Cosmos (Sarmiento y Av. Colón) todos de la ciudad de Mar del Plata. La publicidad de la empresa reflejaba el espíritu de la época: “Se trata de alcanzar el cielo. Alcanzarlo mediante la fuerza que da el trabajo y las posibilidades que ofrece a toda empresa una ciudad de las características de Mar del Plata”.

Con éste espíritu se inició en 1966 la construcción del Edificio Demetrio Elíades en la esquina sudoeste del Boulevard Marítimo y José de Olavarría y se perfiló así frente al mar muy cercano al complejo Casino – Hotel Provincial, lo que lo ubicó en el área central de la imagen de la costa marplatense. Tanto por su ubicación, su altura, su volumetría y su resolución de fachada, se ha destacado desde su construcción en el tejido de la ciudad y ha conformado una parte por demás importante del perfil del tejido urbano de Mar del Plata, constituyendo así de una de las imágentes más conocidas de nuestra ciudad repetida en infinidad de veces.

Anuncios
No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: