Skip to content

Educaciòn

29 marzo, 2010

INTRODUCCIÓN

Es mi intención en este capítulo reseñar la historia de la educación escolar, pero cabe la aclaración, que esta síntesis puede contar con datos cuya exactitud es casi imposible verificar. No obstante, he consultado fuentes que respeto por su seriedad y nivel de investigación.

Quizá reste decir, como fundamento de lo anterior, que rastrear ciento veinticinco años atrás en la vida de la educación escolar, no es tarea fácil y más de Mar del Plata. Me ha guiado mi amor hacia el estudio y mi gratitud hacia aquellos que, mediante su trabajo y tesón, hicieron posible la hermosa realidad de la educación escolar.

* * * * *

LA CAMPAÑA

El 18 de julio de 1865, por decreto del Gobernador Mariano Acosta, se dividió el Partido de Mar Chiquita en dos secciones, creándose el Partido de Balcarce, que comprendía toda la extensión ocupada hoy por ese Partido y los actuales de General Pueyrredón (Mar del Plata) y General Alvarado (Miramar).

El 19 de febrero de 1867, el Gobernador Dr. Valentín Alsina y su ministro Dr. Nicolás Avellaneda, adoptaron una resolución tendiente a organizar la acción de progreso de los extensos partidos de la campaña.

Se crearon las Comisiones municipales, que serían nombradas por el Poder Ejecutivo, propuestas por el Juez de Paz.

En ese momento aparece en escena un hombre de destacada actuación en el ámbito educacional y en todo el quehacer progresista del lugar: el señor Florisbelo Acosta, mayordomo general de la estancia “Chapadmalal”, propiedad del señor José Martínez de Hoz.

Florisbelo Acosta fue designado Juez de Paz del Partido de Balcarce y Presidente de la Comisión Municipal, tomando posesión el 2 de abril de 1869.

Entre su más importante gestión, se encuentra la que se refiere a la creación de una escuela pública, solicitada por nota y dirigida al Gobierno de la Provincia, con fecha 2 de mayo de 1869. Esta gestión tuvo su aprobación el 28 de julio de 1869.

Más tarde, el 10 de octubre de 1869, es el mismo Florisbelo Acosta quien presenta para su aprobación los planos del edificio que sería el primer centro educacional del Partido (en ese entonces) de Balcarce.

Continúa en Asilo San José…

* * * * *

ASILO SAN JOSÉ

Los planos presentados por Florisbelo Acosta fueron estudiados y aprobados, dando así un paso fundamental para la creación del llamado “Asilo Rural San José”, que fue la primera escuela pública.

El 27 de diciembre de 1870, se coloca la piedra fundamental del edificio en el terreno donado por Patricio Peralta Ramos, terreno compuesto por cincuenta varas de frente por cien varas de fondo, mitad de la manzana, hoy nº 46, situada entre las calles 6 de septiembre (hoy Hipólito Yrigoyen), 3 de febrero, Mitre y 11 de septiembre. Era el mismo sitio ocupado por el antiguo chiquero del Saladero de Coelho de Meyrelles.

Estuvieron presentes en la ceremonia, el Juez de Paz Florisbelo Acosta, los miembros de la Comisión Municipal, señores Benjamín Cueto, Pedro Luengas, Emiliano Pereyra, José María Islas, Jacinto Peralta Ramos, José de la Lloza, Samuel Mc Gaul y Ovidio Zubiaurre; el Primer Jefe de la Guardia Nacional de Balcarce, señor Blas Rivero y los vecinos, señores José Chaves, Rudecindo Barragán, Pedro Valdez, entre otros.

Se labró el acta correspondiente, que fue depositada en la cripta y terminó el día con asado con cuero, carrera de caballos, de sortija y baile.

La inauguración del “Asilo San José”, primera escuela pública, se realizó el 25 de abril de 1872; dicho colegio funcionaba exclusivamente para varones, con régimen de internación para los que residían lejos del lugar.

Su primer director fue el señor José Lijo López, quien ejerció el cargo hasta el 14 de mayo de 1873, siendo muy reducido el número de alumnos que concurrían a la escuela.

Más tarde, a raíz de algunos inconvenientes surgidos por el mantenimiento del edificio, éste pasa a ser reemplazado por el de la Escuela nº 1 de varones.

Continúa en Escuela nº 2…

* * * * *

ESCUELA nº 2 REPÚBLICA DE MÉJICO

Es así que, con los materiales del edificio del “Asilo San José”, se levantó dicha escuela que estaba en el mismo lugar que el que correspondía al primitivo asilo.

Resulta así la creación de la escuela común nº 2 de niñas y en vista del lamentable estado en que se encontraba el edificio de la escuela de varones, se resolvió hacer funcionar ambas escuelas compartiendo el lugar, a cuyo efecto se alquiló un local que existía en la manzana 65, situado en la Avenida América (hoy Avda. Luro) y 6 de septiembre (hoy Hipólito Yrigoyen), esquina norte que, luego con los años, fuera propiedad del señor Francisco Milani.

La escuela nº 2 de niñas, se inaugura el 14 de febrero de 1882, con una inscripción de 33 alumnas, siendo su primera directora la docente Catalina Daprotis.

En el año 1887 pasó a funcionar en la casa del señor Juan Domenech y en el año 1888, pasó a su edificio propio ubicado en la manzana 52, donde en la actualidad funciona la escuela nº 1 y delimitado por las hoy calles 25 de Mayo, 9 de Julio, Mitre y San Luis.

En el año 1904 se refunde con la escuela nº 1, al pasar ésta a ser escuela mixta.

El 1 de agosto de 1905, se reabre la escuela nº 2 en la sección chacras, ocupando un edificio de la nº 240; más tarde pasó a la nº 319 y después ocupó locales de los señores Delfino, Blumetti e Ignacio Rodríguez.

Así, en el año 1918, funcionó en la chacra nº 316, en el año 1920 en la chacra 319, en 1926 en Ituzaingó y Funes.

El 25 de mayo de 1930, le fue inaugurada la Biblioteca popular Bartolomé Mitre; contó con 400 volúmenes que en su mayoría fueron donados por las docentes del establecimiento. En el año 1931 funcionó en Dorrego y Chacabuco y se la pasa a la categoría de escuela urbana, quien en ese momento actuaba como director de la misma, el señor Néstor Guerra.

En 1933 funcionó en Dorrego 755. El 16 de septiembre de 1945, se le impuso el nombre “República de Méjico”. Entre los años 1946 y 1949, estuvo en Dorrego 633 y entre los años 1950 y 1951 estuvo funcionando con turno reducido en los locales de las escuelas nº 5 y 29 (Funes 357). El 25 de mayo de 1952 se instala en el moderno edificio donde funciona en la actualidad, Dorrego 633. Finalmente, el 20 de junio de 1963, se inauguran las dos aulas del sector calle Guido.

Tuvo el honor de ser elegida “escuela piloto” en los años 1938 y 1939, para ensayo de la Reforma Educativa. Para llevarla a cabo fue designado director el señor Horacio Abásolo, de conocida trayectoria en el magisterio bonaerense.

A fines de la década del 60, comienza la reestructuración edilicia de la planta alta: Gabinete de Psicología; Biblioteca y pabellón sanitarios; Gabinete de Ciencias y Microcine.

* * * * *

INSTITUTO PERALTA RAMOS

HISTORIAL

Los Hermanos Maristas llegaron a la Argentina, el 25 de septiembre de 1903. Fueron siete hermanos; tres españoles y cuatro franceses, todos siguiendo su fe de religiosos que aspiran a la caridad perfecta, viviendo los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia, teniendo la misión de educar cristianamente a los niños y jóvenes.

LOS MARISTAS EN MAR DEL PLATA

El 2 de febrero de 1905 llegan los primeros Hermanos a Mar del Plata. Son los Hermanos Ignacio, José Perpetuo y Julio Benjamín.

El futuro colegio Peralta Ramos comenzó con el nombre “Colegio de la Sagrada Familia”, ubicado en la calle 9 de Julio entre las de Mitre y San Luis, a los pies de la loma Santa cecilia, en el lugar que hoy ocupa el “Hotel Roma” y fue fundado el 5 de noviembre de 1905, asistiendo a su inauguración 53 alumnos.

La perseverancia y el tacto de los Hermanos, que eran tres, el Hermano Ignacio como Director, secundado por los Hermanos Paulius y Bajulus, terminó el 15 de diciembre de 1905, conquistando a las familias y alumnos para el nuevo curso de 1906.

DATOS SOBRE LOS FUNDADORES DE LA OBRA MARISTA EN MAR DEL PLATA

Jacinto Peralta Ramos hijo de Patricio Peralta Ramos y la señora Matilde Martínez Bayó de Peralta Ramos, donaron en el año 1909 el terreno del actual Instituto Peralta Ramos, cuya dirección actual es Maipú 3351 y además, adelantaron la suma de m$n 120.000.–, para la construcción del edificio destinado a la instrucción y educación de los niños marplatenses. Con mucha razón se puede llamar a la familia Peralta Ramos, los primeros grandes benefactores de los Maristas en Argentina.

CAPILLA DEL COLEGIO

A la vez que se construía el edificio escolar, la señora Cecilia Peralta Ramos de Lasteche -hermana de Jacinto-, tuvo la feliz idea de levantar en el terreno de las hoy calles Maipú y Jujuy, una gran capilla con capacidad para 500 personas, para lo cual donó la suma de m$n 70.000.– para su construcción y la dedicó a la memoria y recuerdo del fallecido fundador de Mar del Plata, Patricio Peraltas Ramos.

De su construcción se encargó el Maestro Mayor de Obras Juan B. Partet. Una vez finalizada, fue bendecida y consagrada por el cura párroco de Mar del Plata, Padre P. Fantón, el 13 de Mayo de 1913.

COLEGIO DE LA SAGRADA FAMILIA

Era un colegio parroquial sostenido por el Círculo Católico de Obreros, que funcionaba desde principios del siglo XIX. El colegio funcionaba muy precariamente, por lo que el párroco deseaba ponerlo en manos de religiosos educadores.

No pudo por dos motivos: uno por la maligna enfermedad que le afectaba y su posterior fallecimiento. Posteriormente, el Padre Ricardo Pérez Cabanillas, buscó el apoyo de Monseñor Juan Nepomuceno Ferrero, obispo de la ciudad de La Plata a cuya jurisdicción pertenecía Mar del Plata. Monseñor Ferrero apoyó la idea y vinculó al Padre Cabanillas con el Hermano Marista Agricio, Visitador del Distrito Marista a mediados del año 1905.

Aceptada la nueva fundación por los Superiores Mayores de la Congregación, se hicieron cargo de La Sagrada Familia el 5 de noviembre de 1905, siendo su Director el Hermano Ignacio, acompañado por los Hermanos Basilio y Paulius, contando con la presencia de 50 alumnos.

Como se dijo anteriormente, el colegio de la Sagrada Familia se hallaba ubicado en la hoy calle 9 e Julio entre Mitre y San Luis y el inmueble pertenecía al señor Juan B. Saffouret, quien percibía la suma de m$n 200.– mensuales por su alquiler. El Padre Cabanillas, consiguió que la señora Isabel Elortondo de Ocampo tomara interés por la obra de los Hermanos Maristas y la misma, se hizo cargo del pago del alquiler y además, de la provisión de los muebles indispensables para la atención del colegio y de la naciente comunidad marista.

El trabajo y la dedicación de los Hermanos conquistó sorprendentemente a la población, de tal manera que el colegio parecía otro al comenzar el curso del año 1906, hasta el punto de no poder matricular un alumno más.

A partir del año 1909 y cuando la inscripción de 180 alumnos se hizo imposible, merced a la tradición generosa de Patricio Peralta Ramos, su hijo Jacinto Peralta Ramos, donó el terreno de una manzana entera, ubicada a tres cuadras de la costa, limitado por las hoy calles Maipú, Chacabuco, Salta y Jujuy.

Tiempo después y como los Hermanos Maristas se encontraron en serias dificultades para hacer frente a los gastos de construcción del nuevo colegio, Jacinto Peralta Ramos ofreció en calidad de préstamo y a interés del 5% anual, la suma de m$n 120.000.–, para ser aplicada a la nueva edificación. Tiempo después y viendo la excelente labor de los Hermanos, convirtió ese préstamo en donativo perpetuo e incondicional.

Visto el éxito educativo de La Sagrada Familia, se pensó alquilar un local más amplio mientras avanzaba la construcción del nuevo colegio.

Los trabajos de la construcción se llevaron a cabo bajo la dirección del Hermano Vincent-Ferrier que, aunque sin título de arquitecto ni de constructor tuvo un concepto cabal de las necesidades y modalidades requeridas por un establecimiento educacional de categoría. Igualmente, la edificación fue dirigida profesionalmente por el señor Juan B. Partet.

En el terreno donado por Jacinto Peralta Ramos, se edificó entonces el colegio que lleva hasta el presente el apellido de la familia del fundador de Mar del Plata.

Firmada la donación de la manzana de terreno que se hizo en la ciudad de Buenos Aires, Jacinto Peralta Ramos exclamó: “Por fin me he quitado este gran peso sobre mis hombros; ahora me siento feliz.”

Bendición de la piedra fundamental.

El 25 de febrero de 1912, tuvo lugar la tocante ceremonia de la bendición de la piedra básica del futuro Instituto Peralta Ramos por el Internuncio Apostólico en la República Argentina, Monseñor Aquiles Locatelli.

FACHADA DEL

INSTITUTO PERALTA RAMOS

Fuente:Armando Maronese

Anuncios
No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: